Quiero empezar diciendo que no escribo tan bien como mi hija Itxaso, creo que no se plasmar tantos sentimientos y emociones como lo hace ella, a mí se me da mejor hablar, pueden dar fe de ello los que me conocen. A veces hablo demasiado y como consecuencia y por probabilidad me suelo equivocar, pero hoy  días después de La Copa de Clubs de Euskal Herria celebrada en el polideportivo de Asken Portu puedo decir bien alto y lo digo, que el Club Natación  Getxo es una gran familia.

Los valores no son de uno u otro o deporte. Los valores son de cada uno, del que los practica, vive con ellos, los comparte, y los alienta. 

Opino que la natación de competición es un deporte que tiene características propias y que los nadadores a su vez tienen una personalidad muy especial, porque aparte del físico de cada uno de ellos la parte mental es muy importante. Sin duda hay que ser muy especial para pasarse horas entrenando en el agua sin importar el sueño, el cansancio, el frío o el calor y además estar sólo con uno mismo, sus pensamientos y preocupaciones.

El GIW tiene un montón de personas especiales, DSC_0779todas y cada una de ellas nos hacen a los padres vibrar de emoción en cada campeonato al que acudimos.

Tanto los chicos como las chicas de diferentes edades forman un equipo sólido y unido, que pese a las diferencias que puedan tener en cuanto a personalidades de cada uno y/o edades, desaparecen cuando se visten con los mismos colores y se juntan a pie de piscina.

“Tu actitud es una expresión de tus valores, creencias y expectativas” (Brian Tracey).

Da gusto ver cómo los y las nadadoras más veteranos acogen y ayudan a los mas jóvenes. Cómo les aconsejan, les quitan los nervios propios de la competición, les ayudan a colocarse las gafas y el gorro y les ofrecen su apoyo incondicional desde el primer minuto.

Como madre de dos nadadores del GIW me siento orgullosa y feliz de ser parte de esta gran familia, porque los padres somos ese pilar importante del club que en ocasiones no se ve pero que indiscutiblemente está ahí en las duras y en las maduras.

Es difícil explicar los sentimientos que se entremezclan en cada competición y que nos hace gritar como posesos pese a que muchas veces nuestros hijos una vez en el agua no nos oyen. Es nuestra forma de descargar esa adrenalina que nos corre por las venas. Nosotros, los padres estamos para apoyar y sobre todo compartir en familia lo que este deporte les da y nos da.DSC_0765

Personalmente quiero expresar mi gratitud a todos los padres de los nadadores del GIW que cuando llegamos de otro club nos acogieron con los brazos abiertos tanto a mis hijos como a nosotros. Sentirse aceptado y acogido es importante cuando no perteneces al club desde siempre y aquí desde luego me siento feliz. Siempre he sido muy sociable y poder compartir con otros padres los sentimientos que tenemos hacia este maravilloso deporte es algo fundamental para mí.

Cada competición es un momento donde intercambiar nuestras opiniones y nuestras inquietudes y donde cada uno de nuestros hijos es un poco hijo de todos, porque ésto, señoras y señores, es un deporte con grandes valores, donde se respeta al nadador contrincante aunque se desee que sea el nuestro el que haga mejor marca.

Cuando yo no puedo ir a un campeonato por cualquier motivo me quedo muy tranquila sabiendo que mis hijos podrán pedir cualquier cosa a otro padre como si fuesen los suyos propios, o sea, como en una familia.

Este campeonato en concreto ha sido de los más emocionantes que he vivido. La Copa de Clubs siempre se prepara con mimo y cada nadador con sus pruebas intenta dar el mayor numero de puntos a su equipo. De todos es sabido que Bidasoa XXI es el rival más fuerte y el que da espectáculo en cada prueba, todo ello sin menospreciar a los demás clubs que participan , que quede claro y era nuestro objetivo el ganarles.

El pasado fin de semana un gran numero de padres acompañábamos en esta Copa a nuestros chicos. Los padres de las Ibarrondo, los de las Ibañez, los padres de los Pampin, la  fotógrafa del club Mariana Lhez madre de los Musons, los de Maider Melendez, el padre de Jon Novo, los aitas de Maria Casillas, los padres de Arrate Lopez, los Gurtubay, los de Bingen Jauregui, los Zubiaur…perdón si me olvido de alguno.

Muchos de estos padres pertenecen al GIW desde que sus hijos eran escolares y otros hemos llegado de otros clubs como Basauri, Galdakao, Portugalete, Santurtzi, Sestao, Zalla, pero a todos nos une la pasión que nuestros hijos demuestran día a día en los entrenamientos y en las competiciones.

No quiero irme mucho por las ramas , pero me gustaría plasmar aquí el buen ambiente que se vive entre los padres. Cuando quedamos para comer después de haber pasado  una de las jornadas de mañana en la piscina es uno de nuestros momentos preferidos. Alrededor de la mesa nos juntamos  personas de diferentes edades, profesiones, ideas políticas, personalidades totalmente opuestas o afines y nos pasamos horas hablando de natación, de temas políticos, de cultura, de gastronomía, de temas más personales, y es en esos instantes donde me doy cuenta de lo que nos unen nuestros hijos con este deporte. Pienso que ojalá todo en la vida se resolviese tan fácilmente como lo resolvemos en esos ratos alrededor de una mesa. Me doy cuenta de que pese a nuestras opiniones diferentes y a nuestros caracteres dispares todos sufrimos y nos alegramos en cada competición. Somos marineros que estamos en el mismo bote y que remamos a la vez y hacia el mismo destino…la felicidad de nuestros hijos.

Se hace difícil plasmar en éste escrito lo que vivimos el pasado fin de semana en Irún.Como bien escribió Itxaso en el post anterior los puntos que nos separaban del primer puesto con Bidasoa XXI en chicas era mínimo y por eso cada punto en cada prueba era necesario.

Cuando le tocó nadar a mi hija rezaba por dentro para que consiguiese sacar los puntos necesarios para seguir sumando al equipo femenino y así lo hizo. Hay veces que cuando nada me pongo tan nerviosa que me voy a una zona aparte donde verla en solitario y me alejo de los otros padres de Getxo porque lo paso fatal.

En cada brazada creo que todos los padres nadamos con ellos, respiramos con ellos, avanzamos con ellos, somos un montón de corazones latiendo al unísono .

Esta Copa ha sido y perdón por la expresión “la ostia”. No he visto tanta emoción y excitación en el ultimo relevo femenino cómo en éste. Nuestras féminas se jugaban todo en éste relevo y una vez más demostraron que son GRANDES, en el agua y fuera de ella.

No  voy a relatar de nuevo el relevo porque Itxaso ya lo hizo de maravilla, pero os diré que mi corazón se salva del pecho, y que cuando tocamos primeras y digo tocamos porque os aseguro que los padres dimos brazadas desde las gradas, las lágrimas contenida por la emoción rodaron por mis mejillas.

Cuando me puse de pie junto a los demás padres del club a dar saltos y a corear gritos de júbilo pude comprobar que somos una gran familia, que el GIW es una gran familia donde hay de todo, pero donde predomina la buena armonía y la disposición de los padres a que esto marche hacia adelante.

DSC_0649Siento admiración y orgullo de cada uno de los nadadores de este club que en cada competición dan lo mejor de ellos y nos dan su mejor versión.

También quiero decir que tenemos un gran ENTRENADOR, lo pongo en mayúsculas porque se lo merece. Ver como Beñat abrazaba y besaba a cada nadadora del relevo al finalizar la prueba me emocionó mucho,,,,lo se, soy una sensiblera.

Dime lo que haces, cómo lo haces y por qué lo haces, y te diré quién eres.

Termino ya expresando mi gratitud y afecto a éste club que me hace sentir como en casa, como con mi familia.

Como dice un probervio chino: “Cada sonrisa nos hace un día más jóvenes” Con vosotros equipo voy a volver a nacer.

ZORIONAK GIW!   ZORIONAK PADRES!   ZORIONAK BEÑAT!   ZORIONAK BIHOTZETIK!!

IMG-20180422-WA0012

Anuncios