¿Dos post en dos semanas? ¿Qué está pasando Itxaso? ¡ESO MISMO ME PREGUNTO YO! Lo que ha pasado es que Getxo IW se ha llevado el Campeonato de Euskal Herria a casa. WHAT A WEEKEND!

Ni los malos colchones, ni las lentejas antes de competir (en general la comida del Hotel) y ni el calor-frio constante de la piscina nos ha frenado para proclamarnos campeones absolutos en ambas categorías. No solo han sido los resultados los que han hecho que este campeonato fuese genial, el ambiente en el equipo era inmejorable.

Empezamos con un Carpool Karaoke en el coche de Itziar el viernes después de entrenar en Getxo. Viejos y nuevos éxitos amenizaron el viaje y despertaron las ganas de fiesta de otros (de Maria en concreto, cómo no). Ya teníamos las gargantas preparadas para lo que nos esperaba. Y que no falte el cotilleo antes de cenar. Ese momento es igual de importante que el calentamiento antes de competir, sin él el campeonato no fluye. Después de la cena estábamos a punto para el finde, que empezaba fuertecito.

Como en el campeonato de Bizkaia el 800L fue la última y peor prueba que nadé, tocaba arreglarlo en Euskadi, en piscina larga. Tarea difícil para mí, que no tengo buen feeling con los 50 metros sin viraje. Pero bueno, un 1500L y por la tarde el 800L me esperaban, y para qué mentir, tenía al menos curiosidad por cómo me iba a ir viniendo de un grandísimo campeonato.

Una larga calle 3 para mí sola y 30 largos por delante. Todo iba bien, hasta que empiezo a escuchar al Judizmendi corear mi nombre. ¿Vergüenza?, ¿nervios? ¡CLARO QUE SÍ, GUAPI! Otra vez más, solo quería saltar al agua. Bueno, todo iba bien, el ritmo era bueno y no iba forzada, hasta el 800. Ay madre mía, qué mal me encontraba. A mitad de prueba había que hacer lo que fuese para aguantar el ritmo hasta el final. Aflojé para recuperarme y no perder el ritmo de la prueba, iba demasiado bien como para echarlo todo a perder. Ya recuperada y con solo 500 metros para el final volví a motivarme. Y sí, el sábado por la mañana subí al podio para recoger mi medalla como campeona de Euskadi en 1500L, con un tiempo de 18’56’75, 4 segundos por debajo de mi mejor marca en piscina corta.

Dejando a un lado mis pruebas individuales (que en todas me fue bastante bien) quería remarcar la actuación del relevo femenino en el 4x50L, que batió récord de Bizkaia, donde nadaron Ane Ibarrondo, Magy Musons, Arrate Lopez y Maria Casillas. También el 4x100X en el que Mikel Bildosola remontó un 100 crol que parecía imposible de ganar y conseguir el oro y otra impresionante remontada por parte de Arrate en el 4x100L que nos quitón el aire ¡Los relevos nunca decepcionan en cuanto a emociones fuertes! Tuvimos hasta cumpleaños de uno de los veteranos que sigue a pie de cañón, Zigor Diaz. Quiso despedirse con un 200 mariposa y abrir otro nuevo año con un 400 estilos. Hubo podio con doble de Bildosola, doble plata (Iñaki B. y David Juiz) y triple medalla para Getxo en el 50M. Mi hermano al parecer ahora va a pasarse al lado de los velocistas después del explosivo 50L que hizo en 25’81. Sé que después de publicar esto me acordaré de más cosas épicas, pero es lo que hay, a una le da la memoria para poco al parecer… ¡Ah! Y tenemos nueva instagramer; Itziar Tardaguila se une a la red social del postureo, WELCOME!

Me gustaría acordarme de cada una de las pruebas de mis compañeros y contarlo todo al detalle como hago con mis pruebas, pero entre que para los números soy horrible (no me mandes sacar parciales mientras apunto que las neuronas se colapsan) y de pruebas de velocidad no entiendo casi, prefiero no hablar de lo que no sé. En general, me quedo con que hemos terminado la temporada de invierno como se merecía y tengo ganas de ver qué nos trae la temporada de verano. Hay que seguir entrenando, Mataró nos espera.

ROAD TO CUP!

Fotografías de Mariana Lhez y Ainhoa Fernandez

Itxaso Alonso

Anuncios