15724696_10154915432199038_1829725378686117298_oDespués de muchos años viendo entrenar y competir a muchos chavales de diferentes edades y de diferentes clubs de Natación he querido hoy escribir sobre una figura de la cuál siempre se habla, para bien o para mal, una figura que levanta a veces pasiones y otras veces desencuentros…EL ENTRENADOR.

Primero quiero dejar claro que ésta es sólo una opinión personal de lo que he ido viendo y que no por ello tiene que ser aceptada ni compartida por los lectores.

Ante todo pienso que ser Entrenador no es tarea fácil ni en la natación ni mucho menos en deportes más viscerales como puede ser el fútbol, pero si creo que tiene que ser algo vocacional, como ser maestro o médico,

Ser entrenador es una responsabilidad muy importante, puesto que la natación es un deporte en el que el crono y uno mismo compiten día a día y por ello la psicología y la comunicación con los nadadores es base primordial para el buen desarrollo del nadador y del equipo en general.

Alguna vez hablando con algún padre les preguntaba cuando se quejaban o cuando criticaban al entrenador que que características debería tener, según ellos, un buen entrenador, porque me incluyo en el saco de que es muy fácil ver el toro desde la barrera-

La mayoría decía que tenía que haber sido principalmente ex nadador, que tenia que tener psicología para entender a los chavales, que tenia que ser técnicamente muy bueno para enseñar esos conocimientos y que a la vez tenia que ser duro para exprimir cuando hacía falta y blando cuando se necesitase serlo.

Yo creo que para ser un buen entrenador no es suficiente con tener unos determinados conocimientos técnicos o tácticos. Sin el desarrollo de las habilidades sociales y emocionales no se llega a ser un entrenador completo.

Un entrenador debe molestarse en conocer a sus nadadores

Un buen entrenador debe ser buen comunicador, porque el éxito del entrenador depende de su habilidad para motivar, instruir y liderar un grupo de deportistas

Los entrenadores pasan largas horas con los nadadores, en entrenamientos, en competiciones , en concentraciones etc

Saben mucho de nuestros hijos, de si vaguean, si se esfuerzan, si están malos , si les duele algo o si están pasando por un mal momento.

Si no lo saben es porque no tienen suficiente empatia con sus pupilos o porque no quieren verlo.

Además de esto creo que entrenar a niños o jóvenes no es lo mismo que entrenar adultos.

Los niños pequeños necesitan ver el entrenamiento como una forma de juego para que no dejen de querer ir a la piscina.

Los primeros años debemos construir una base sólida, en la que se puedan apoyar en el futuro

Además si a los 12 ó 13 años no aprende lo que significa entrenar, (disciplina, continuidad, esfuerzo, sacrificio, etc.) es muy difícil que más adelante se meta dentro de esa disciplina deportiva.

La edad de la pubertad y pre adolescencia es una etapa en la que creo que el entrenador es donde tiene que ser mas paciente y saber manejar a sus nadadores.

En estas etapas los chavales sufren tanto cambios físicos como psicológicos.

A veces su cuerpo y su edad mental no se ponen de acuerdo.

Se ve a niños muy altos que no dominan su cuerpo y a niñas a las que les da vergüenza la aparición de vello y aumento de pecho.

Esto les hace estar irritables y creo que es cuando necesitan que el entrenador les motive más y les anime en sus entrenamientos.

Yo se que ellos no son los padres de los nadadores, pero los chavales necesitan confiar en esa figura con la que pasan tantas horas a la semana.

Otra edad que es clave es la edad en la que los estudios exigen a los chavales tanto que a veces tienen que entrenar menos o faltar por tener que estudiar más.

Esto suele ocurrir sobre todo en ó de Bachiller donde la selectividad y el paso a una Universidad está en juego.

Se que hay gente que opina que si te organizas bien no tienes porque dejar de ir a entrenar, pero influye mucho cada persona, todos no necesitan el mismo tiempo para aprender algo o hacer un trabajo, y también influye si se vive cerca o hay que desplazarse al lugar o al club donde se entrena con la consiguiente pérdida de tiempo de ida y vuelta.

Ser entrenador.es algo muy importante. El entrenador es un guía, marca el rumbo,toma la decisión acertada y también la equivocada, debe sacar valores y descubrirlos en gente vacía o repleta de ellos.

Ser una buena imagen, conseguir objetivos y hacer que los consigan, realizar sueños, ser compañero de viaje de niños, jóvenes y no tan jóvenes repletos de ilusión o ayudarles a descubrir lo que es la ilusión o la desilusión. . Por todo esto pienso que ser entrenador es algo más que ser un simple instructor o monitor.

Valoro a los entrenadores que preguntan a sus chicos por los exámenes y que entienden el esfuerzo de poder estudiar, entrenar y poder competir.

Valoro al entrenador que apoya a sus nadadores cuando están a punto de dejar la natación por estudios o cuando se sienten agobiados y les dan la posibilidad de no abandonarlo todo instándoles a ir a entrenar cuándo puedan en vez de dejarles ir del todo.

Valoro al entrenador que es capaz de sacar chispas y de exprimir a un nadador del que sabe que puede obtener su mejor rendimiento pero que a su vez no desecha a aquel que aún entrenando no llega a todos sus objetivos.

Admiro al entrenador que es capaz de sentir o empatia con sus pupilos pensando que un día el también fue nadador.

Hoy yo misma tengo un entrenador aunque el dice que es monitor no entrenador y confío plenamente en él.

A veces los entrenadores se dejan llevar por sus propios deseos de crecimiento profesional, de parecerse a ó de llegar a ser entrenador de un equipo puntero perdiendo la verdadera visión, la importancia de su labor y perdiendo en muchas ocasiones esa esencia que igual con los años y el desgaste se han ido dejando en el camino.

La experiencia es un grado y la experiencia con una base fundamentada con buenos conocimientos y una incesante ambición por seguir aprendiendo, la clave.

Creo que un entrenador no se debería conformar nunca con lo que hace, debería competir como entrenador., seguir aprendiendo y escuchar lo que le dicen alrededor .

Para mi el objetivo principal de un entrenador debería ser que al final de cada temporada, los chavales que hayan pasado por sus manos sean un poco mejores que al inicio de la misma, mejores nadadores y mejores personas y que cuando acabe la temporada esos chavales estén pensando en la siguiente temporada para volver a esa piscina.

Para recoger hay que sembrar y el que siembra tormentas recoge tempestades.

UN APLAUSO POR TODOS ESOS ENTRENADORES QUE SABEN HACER EQUIPO

Anuncios