Un Campeonato de ensueño

He dejado pasar un par de días para empezar a escribir. Quería disfrutar de ésto, repasar cada detalle del fin de semana y sonreír. Si tuviera que resumir el Campeonato de Bizkaia en una palabra sería SORPRESA. Febrero empezó siendo bastante intenso respecto a los estudios. Desde el primer día tenía todo el día comprometido y me ha resultado muy complicado entrenar. Es más, aquí en Vitoria he ido dos días a la semana, y en Getxo el viernes y un único sábado. No me sentía nada motivada para este campeonato, me sentía cansada y lenta en el agua, y el estrés de la universidad no me dejaba disfrutar nada. Asumiendo la falta de preparación iba a Galdakao a disfrutar el máximo de las pruebas y dar el máximo.

Las pruebas las tengo más que estudiadas: 100X, un sprint a cada estilo a la velocidad que se puede permitir una fondista; 200X, aguantar fuerte hasta que llegue el crol del infierno; 400X, CHUPADO; 800L, vete tirando que ya tocarán la campana cuando tengas que parar. Bromas aparte, eran son mis mejores pruebas, y a pesar de saber que no iba al 100% quería que saliese algo bonito, al menos, acercarme lo máximo posible a mis marcas.

 3

Sábado por la mañana, primera prueba de la jornada, 100X, última serie. Había hecho un par de esprines bastante penosos, pero bueno, es mi prueba comodín, para rellenar la jornada digamos (podría haber elegido el 400L pero no lo veía claro). Beñat ya me vacilaba antes de nadar haciendo referencia a mi velocidad-fondera (en resumen, inexistente). Salté por la calle 1. Dos respiraciones a mariposa, una espalda rapidísima para ser yo, un largo a braza que no me parecía que avanzaba y un crol que, bueno, me sobraba como siempre. 1’13’05, satisfecha bajando unas décimas de mi mejor marca y creyéndome una espaldista muy veloz. Después de la entrega de medallas a mitad de jornada mi hermano y yo pudimos irnos a casa pronto y echar una buena siesta. ¡DIOS BENDIGA LA SIESTA ENTRE JORNADA Y JORNADA! Me dio un poco de rabia perderme las pruebas de mis compañeros y los relevos, pero descansar nos vino de perlas.

Por la tarde el 200X. Salía con el 4º mejor tiempo y pocas esperanzas de pisar el podio, así que no iba excesivamente nerviosa, solo concentrada. Durante toda la prueba no vi a nadie, no sabía como iba, ni cuanto me sacaban ni nada, yo y mi calle. Cada 50 procuré cuidar los detalles, sin perder frecuencia, nadando fuerte, cogiendo agua. Nadé como nunca lo había hacho, nade más rápido que nunca. Toqué la placa, miré el tiempo en el marcador: calle 6, 2’29’89. ¿ES ESA MI CALLE? Efectivamente, había rebajado mi mejor marca 2 SEGUNDOS. Ah, y toqué tercera, que fue lo que menos me importó pero me hizo ilusión. No podía creer lo que acababa de hacer. La barrera del 2’30 la veía lejos, bajar de ahí era un objetivo a largo plazo, pero lo había hecho, y la sonrisa no se me borraba de la cara.

“Bajar dos segundos a tu edad ES UNA BURRADA ITXASO!”. Me hizo tanta gracia el comentario de Ane… pero es verdad. Llegados a una edad cuando bajas tiempos es de décima en décima, bajar segundoS es casi inimaginable. Las felicitaciones de mis compañeros me llenaron más de alegría.

Domingo por la mañana. Había dormido bien, pero tenía un gusanillo en el estómago. Era la jornada del 400X, mi mejor prueba, la que más disfruto, la que más sufro y, además, salía con el mejor tiempo. Una presión añadida, quería ganar, pero no sabía si iba a poder. Uxue Paredes en la calle de al lado, nunca ha sido una rival fácil, todo podía ocurrir. El equipo me animó desde que salí del calentamiento. María me vio cara de preocupación, sí que estaba nerviosa, pero confiaba en mis estilos, siempre lo he hecho. Había hecho unos buenos ritmos en el calentamiento, eso me dio más confianza. Podía hacerlo.4.jpg

“No lo dejes todo en espalda, eh!” bromeaba Beñat antes de que me fuera a la cámara de salida. Saludé a la grada donde estaban mis tres mejores amigas viendo por primera vez una competición. Quería que me saliese bien que ya que habían madrugado para meterse en una sauna toda la mañana, viesen algo de calidad.

Me recoloqué el gorro 40 vecez, me ajusté las gafas otras 100. Resoplé otras tantas. Poco antes de la salida escucho gritar mi nombre. Luego, mis compañeros se ponen a pie de calle. LOS NERVIOS CRECÍAN A CADA SEGUNDO. Yo solo quería saltar y nadar. ¡Y dieron la salida! Como siempre, Uxue salió fortísima a mariposa, tuve que controlar mucho ese 100 (que aun así fue muy rápido para mí). Tenía que recortarle en espalda, esa que me estaba saliendo tan bien este campeonato. Y recorté. La braza podía ser un punto a favor o el 100 que me iba a dejar sin piernas para acabar el crol, pero pude seguir remontando hasta acabar a la par. Últimos 4 largos de infarto, tiré de pies, con brazadas largas, este duelo tenía que ganarlo, por mí, por mi equipo. Me puse por delante en el último 50, veía cómo Uxue tiraba de pies en la recta final y yo intenté tirar más. Toqué la placa, sabía que era primera, había ganado en el crol, no podía creerlo. El marcador marcaba 5’13’95, ¿QUÉ ACABABA DE HACER? No podía creerlo, mi mejor marca, 3” por debajo de la anterior. Lo había hecho otra vez, y tampoco sabía cómo. Conteniendo la lagrimilla salí del agua. El recorrido hasta la mochila fueron felicitaciones, choques y abrazos. Estaba feliz y sobre todo agradecida de que el equipo había sufrido y disfrutado conmigo cada largo. También mis amigas desde la grada, que aunque no supiesen de natación, estaban muy nerviosas viendo la prueba. No podía parar de sonreír, iba asimilandolo poco a poco.

 5.jpg

Y llegó el momento de pasar vergüenza en la recogida de la medalla. Estábamos tan arriba que todo eran cánticos y gritos. Sí, me puse roja por un momento, pero estaba disfrutando de aquella jornada al máximo.

Para acabar la faena me tocaba la prueba de fondo. No me encontraba mal para nadarla, tenía ganas, pero después de todo el fin de semana estaba cansadísima y me entró el bajón 1 hora antes de tirarme al agua. De verdad que mi cuerpo no daba para más, quería salir y acabar el campeonato. Después de todo, que una prueba de 4 me saliese mal no me iba a quitar nada. De lo malo malo, aguanté a un ritmo aceptable y constante, suficiente para bajar bien de 10 minutos. Salí roja como un tomate, pero ya estaba terminado. Satisfecha con el 9´51.

Ha sido un fin de semana increíble, jamás hubiera imaginado tales resultados, pero parece ser que el entrenamiento de las navidades y todo lo anterior se mantuvo ahí de alguna forma. Y aunque lo haya repetido cientos de veces este campeonato, gracias GIW por todos los ánimos, por ser tan buenos compañeros, por ser tan buenas personas, GRACIAS.

DSC_0592.jpg

Itxaso Alonso

Publicado en Sensaciones | Deja un comentario

Que es para mi un nadador Master

Hace casi un año exactamente un 20 de Marzo publiqué un post en un blog en el que colaboraba en referencia a los nadadores  Master. 

Ahora que se acercan competiciones de ésta categoría quisiera publicarlo aquí para que me deis vuestra opinión al respecto. 

Espero que os guste. 

LA NATACIÓN MÁSTER, MI OPINIÓN.

Hoy mi post va dedicado a los nadadores Máster, pero a los que yo considero Máster de verdad, a esos hombres y mujeres que teniendo una edad entrenan para disfrutar o en las competiciones tanto en piscina cómo en Aguas Abiertas. A ver, no quiero que me malinterpretéis, pero siempre me he caracterizado por decir las cosas claras, tal y como yo las veo aunque repito en cada artículo que escribo que solamente es mi punto de vista y no tiene porqué ser compartido ni apoyado por el lector…sino sería muy aburrido.Gracias a Dios o a quien sea hay diversidad de opiniones para poder debatir y enfrentar de forma respetuosa y civilizada los diferentes puntos de vista de cada individuo.

La Natación Máster es una actividad que se expandió notablemente desde su aparición a fines de la década de los años 70 y que cada vez tiene más adeptos. La edad para competir en Máster es de 25 años en adelante, aunque existe una categoría PRE-MÁSTER de 20 a 24 años. Se compite en categorías que tienen un rango de 5 años, y la categoría de cada nadador en un año determinado está determinada por la edad del nadador en el último día de ese año. Las categorías son: 25-29, 30-34, 35-39, y así siguiendo hasta la última categoría que es para cualquier persona mayor a los 10.

Con la natación Máster comenzó para muchos una nueva etapa de “ilusiones” encaminadas a realizar una actividad de carácter físico, de salud y de concordia entre todos los que la practican. Incluso se abrió la facilidad para que en algunos casos, muchos nadadores puedan demostrar los resultados de su constancia y sacrificios, según sus posibilidades de edad y físicas, logrando resultados deportivos que nunca antes en sus años de juventud, habían alcanzado.

Para poder nadar en ésta categoría hay que tener la licencia máster en vigor de la RFEN, o de cualquier otra territorial adscrita a esta, o nacional adscrita a la FINA. El reglamento oficial de la Federación Internacional de Natación (FINA) abre su reglamento técnico para masters con el siguiente párrafo:

“El programa máster deberá promocionar la puesta a punto física, la amistad, el entendimiento y la competición”.

El programa máster deberá promocionar la puesta a punto física, la amistad, el entendimiento y…CLIC PARA TUITEAR

A mi forma de ver la natación máster es para aquellos que quieren seguir practicando su deporte favorito, para mantener una buena forma física o para nadar de forma más competitiva en diferentes eventos estatales,nacionales o internacionales.

Conozco muchos máster que han vuelto a nadar después de años porque de chavales tuvieron que dejarlo por algún motivo. Algunos dejaron de nadar por tema de estudios, otros porque acabaron quemados a los niveles que entrenaban en sus clubs, otros por algún accidente o enfermedad que les apartó de la piscina y otros muchos que sin haber sido nadadores federados han practicado este deporte y a una edad mas madura deciden disfrutar de las competiciones bien en piscina o deciden disfrutar de las travesías o competiciones para viajar y hacer amistades.

swimming-721930_1920

 

Yo creo que con ésta modalidad comenzó para muchos una nueva etapa de “ilusiones” . Además con esto se abrió la posibilidad para que muchos nadadores pudiesen demostrar los resultados de su constancia y sacrificios, según sus posibilidades de edad y físicas, logrando resultados deportivos que nunca antes en sus años de juventud, habían alcanzado. Y aquí quiero llegar…….. No concibo que un nadador con 20 años o más que esté compitiendo en su Club a niveles regionales ,por comunidades autónomas o incluso nacionales se presente a competir en un campeonato Máster. A ver si me explico…es cómo si lo que no pueden conseguir en subcategorías lo quisiesen conseguir en Máster.

Quizás estoy tirando piedras sobre mi propio tejado, pero yo no veo a mi hija con 20 años compitiendo en un campeonato de Euskadi o a mi hijo en uno de España acudiendo a un campeonato máster de natación cuándo tienen sus propias competiciones en Absolutos. Creo que ellos tienen su categoría en Absolutos para competir. A mi forma de ver me da la sensación que si alguien con 20 años que a la par que esta entrenando con su club y preparándose para sus campeonatos y tiene que competir en máster es porque quiere obtener las medallas o calificaciones que no tiene en su categoría cómo Absoluto .

La natación Máster, mi opinión.CLIC PARA TUITEAR

Para mi un nadador máster en aquel que con cierta edad hace el esfuerzo de entrenar a las horas que su vida diaria le permite y que le lleva a una disciplina en mayor o menor medida de esfuerzo para conseguir un objetivo. La mayoría de nadadores máster son padres o madres de familia, trabajadores, que hacen un sacrificio para entrenar frecuentemente y superarse día a día.
Y sino pensad una cosa; Os imagináis a Mireia Belmonte o a Michaell Phelps compitiendo en Máster? Parecería que van a quitar el puesto a otra persona que no entrena a sus mismos niveles,,,,pero sin embargo podrían hacerlo. Admiro ver a nadadores de una edad avanzada competir sobre todo en Travesías que es lo que más me llama la atención.También se que muchos máster hacen entrenamientos que superan con creces los de categorías Junior, y absolutos nadando cifras que pondrían los pelos de punta a más de uno.También quiero apuntar a modo de anécdota cómo se pican muchos máster cuando un chaval les gana… pero también ocurre al revés.

En definitiva esto no es una crítica a nadie, ya que si la federación lo permite pues yo no puedo más que opinar desde mi visión y desde mi respeto y admiración a todos los nadadores pero sobre todo a esos Máster que entrenan después de largas horas de trabajo y que son capaces de conciliar su vida laboral y familiar y ademas disfrutar nadando que en consecuencia es lo que importa.

Si alguien se molesta por el artículo lo siento, no pretendo gustar ni caer bien a todo el mundo.

Publicado en Sensaciones | Deja un comentario

EL ENTRENADOR

15724696_10154915432199038_1829725378686117298_oDespués de muchos años viendo entrenar y competir a muchos chavales de diferentes edades y de diferentes clubs de Natación he querido hoy escribir sobre una figura de la cuál siempre se habla, para bien o para mal, una figura que levanta a veces pasiones y otras veces desencuentros…EL ENTRENADOR.

Primero quiero dejar claro que ésta es sólo una opinión personal de lo que he ido viendo y que no por ello tiene que ser aceptada ni compartida por los lectores.

Ante todo pienso que ser Entrenador no es tarea fácil ni en la natación ni mucho menos en deportes más viscerales como puede ser el fútbol, pero si creo que tiene que ser algo vocacional, como ser maestro o médico,

Ser entrenador es una responsabilidad muy importante, puesto que la natación es un deporte en el que el crono y uno mismo compiten día a día y por ello la psicología y la comunicación con los nadadores es base primordial para el buen desarrollo del nadador y del equipo en general.

Alguna vez hablando con algún padre les preguntaba cuando se quejaban o cuando criticaban al entrenador que que características debería tener, según ellos, un buen entrenador, porque me incluyo en el saco de que es muy fácil ver el toro desde la barrera-

La mayoría decía que tenía que haber sido principalmente ex nadador, que tenia que tener psicología para entender a los chavales, que tenia que ser técnicamente muy bueno para enseñar esos conocimientos y que a la vez tenia que ser duro para exprimir cuando hacía falta y blando cuando se necesitase serlo.

Yo creo que para ser un buen entrenador no es suficiente con tener unos determinados conocimientos técnicos o tácticos. Sin el desarrollo de las habilidades sociales y emocionales no se llega a ser un entrenador completo.

Un entrenador debe molestarse en conocer a sus nadadores

Un buen entrenador debe ser buen comunicador, porque el éxito del entrenador depende de su habilidad para motivar, instruir y liderar un grupo de deportistas

Los entrenadores pasan largas horas con los nadadores, en entrenamientos, en competiciones , en concentraciones etc

Saben mucho de nuestros hijos, de si vaguean, si se esfuerzan, si están malos , si les duele algo o si están pasando por un mal momento.

Si no lo saben es porque no tienen suficiente empatia con sus pupilos o porque no quieren verlo.

Además de esto creo que entrenar a niños o jóvenes no es lo mismo que entrenar adultos.

Los niños pequeños necesitan ver el entrenamiento como una forma de juego para que no dejen de querer ir a la piscina.

Los primeros años debemos construir una base sólida, en la que se puedan apoyar en el futuro

Además si a los 12 ó 13 años no aprende lo que significa entrenar, (disciplina, continuidad, esfuerzo, sacrificio, etc.) es muy difícil que más adelante se meta dentro de esa disciplina deportiva.

La edad de la pubertad y pre adolescencia es una etapa en la que creo que el entrenador es donde tiene que ser mas paciente y saber manejar a sus nadadores.

En estas etapas los chavales sufren tanto cambios físicos como psicológicos.

A veces su cuerpo y su edad mental no se ponen de acuerdo.

Se ve a niños muy altos que no dominan su cuerpo y a niñas a las que les da vergüenza la aparición de vello y aumento de pecho.

Esto les hace estar irritables y creo que es cuando necesitan que el entrenador les motive más y les anime en sus entrenamientos.

Yo se que ellos no son los padres de los nadadores, pero los chavales necesitan confiar en esa figura con la que pasan tantas horas a la semana.

Otra edad que es clave es la edad en la que los estudios exigen a los chavales tanto que a veces tienen que entrenar menos o faltar por tener que estudiar más.

Esto suele ocurrir sobre todo en ó de Bachiller donde la selectividad y el paso a una Universidad está en juego.

Se que hay gente que opina que si te organizas bien no tienes porque dejar de ir a entrenar, pero influye mucho cada persona, todos no necesitan el mismo tiempo para aprender algo o hacer un trabajo, y también influye si se vive cerca o hay que desplazarse al lugar o al club donde se entrena con la consiguiente pérdida de tiempo de ida y vuelta.

Ser entrenador.es algo muy importante. El entrenador es un guía, marca el rumbo,toma la decisión acertada y también la equivocada, debe sacar valores y descubrirlos en gente vacía o repleta de ellos.

Ser una buena imagen, conseguir objetivos y hacer que los consigan, realizar sueños, ser compañero de viaje de niños, jóvenes y no tan jóvenes repletos de ilusión o ayudarles a descubrir lo que es la ilusión o la desilusión. . Por todo esto pienso que ser entrenador es algo más que ser un simple instructor o monitor.

Valoro a los entrenadores que preguntan a sus chicos por los exámenes y que entienden el esfuerzo de poder estudiar, entrenar y poder competir.

Valoro al entrenador que apoya a sus nadadores cuando están a punto de dejar la natación por estudios o cuando se sienten agobiados y les dan la posibilidad de no abandonarlo todo instándoles a ir a entrenar cuándo puedan en vez de dejarles ir del todo.

Valoro al entrenador que es capaz de sacar chispas y de exprimir a un nadador del que sabe que puede obtener su mejor rendimiento pero que a su vez no desecha a aquel que aún entrenando no llega a todos sus objetivos.

Admiro al entrenador que es capaz de sentir o empatia con sus pupilos pensando que un día el también fue nadador.

Hoy yo misma tengo un entrenador aunque el dice que es monitor no entrenador y confío plenamente en él.

A veces los entrenadores se dejan llevar por sus propios deseos de crecimiento profesional, de parecerse a ó de llegar a ser entrenador de un equipo puntero perdiendo la verdadera visión, la importancia de su labor y perdiendo en muchas ocasiones esa esencia que igual con los años y el desgaste se han ido dejando en el camino.

La experiencia es un grado y la experiencia con una base fundamentada con buenos conocimientos y una incesante ambición por seguir aprendiendo, la clave.

Creo que un entrenador no se debería conformar nunca con lo que hace, debería competir como entrenador., seguir aprendiendo y escuchar lo que le dicen alrededor .

Para mi el objetivo principal de un entrenador debería ser que al final de cada temporada, los chavales que hayan pasado por sus manos sean un poco mejores que al inicio de la misma, mejores nadadores y mejores personas y que cuando acabe la temporada esos chavales estén pensando en la siguiente temporada para volver a esa piscina.

Para recoger hay que sembrar y el que siembra tormentas recoge tempestades.

UN APLAUSO POR TODOS ESOS ENTRENADORES QUE SABEN HACER EQUIPO

Publicado en Sensaciones | Deja un comentario

Novatada de una vaterana

Ayer se celebró el Trofeo Santurtzi, esa cita tan esperada por estilistas y tan odiada por los haters de los estilos, cada uno ensañándose con el estilo que peor le deja ante la grada. Dos pruebas para clasificarse por la tarde: 200 estilos y 100 libres. Una prueba que nadaré 15 veces al año, así a ojo. Otra que… bueno, la nado en este trofeo lo más rápido que mi cuerpo me deja. A frecuencias altas mi cuerpo no responde, qué le vamos a hacer.

Embutida en mi precioso Arena me dispongo a nadar la primera prueba. Esperaba acercarme a 2.33, tampoco me veía bien para repetir marca ni rebajarla. Comentábamos en la cámara de salidas a ver quiénes estaríamos por la tarde, ya que somos pocas absolutas en general y por la tarde muchas tenían compromisos. Vamos, que solo una descalificación podía separarnos de la clasificación.

¡DESEO CONCEDIDO!

¡Maldita sea la salida del 200! Salida anticipada de la calle 4 (servidora). Perdón, ANTICIPADÍSIMA ya que salté antes y la salida fue lentísima. Bien Itxaso, BIEN! Puedo contar con una mano las veces que me han descalificado:

  1. Competición escolar, me comí la pared en un giro de espalda. Era mi segunda competición y me llevé un gran disgusto.
  2. Campeonato de España por Comunidades, 200 braza por la calle 0. Patada irregular qué los entrenadores fueron a reclamar. En esa misma prueba los dos nadadores masculinos también fueron descalificados. Los bracistas vascos gafados.
  3. Trofeo Sestao, 100M, escuché el pitido en el agua. Una gran escapada. Nadé el 100M a tope, a ver qué pasaba, ya nada podía ir peor.
  4. Trofeo Santurtzi. Salida anticipada. Ruido en las gradas y por no echar la culpa al ambiente, desconcentración? No lo sé, según estaba saltando no entendía cómo me podía estar pasando eso a mí.

Yo, la que se clava al poyete aun en las salidas más lentas y largas que una película mala sobre tiburones. Yo, que llevo toda mi vida nadando y jamás he estado desconcentrada en una salida. No sé si fue la falta de concentración o el exceso de confianza. Puede que las dos. Pero fue la primera vez en mi vida que vi las finales desde la grada… Realmente me sentía desgraciada. Además por la mañana las bromas y comentarios eran constantes. Vale, sí, yo misma me reía de la situación. ¿Qué iba a hacer sino?, ¿llorar? Ganas no me faltaron, pero me lo tomé lo mejor que pude. Pero viniendo de otras personas no sientan bien, no es algo bueno para nada. Tal vez para no volverlo a repetir, para recordarme que nada está hecho antes de nadar y como me dijo Maialen “para enseñar a los pequeños lo que NO hay que hacer”. Tenía tantas ganas de nadar por la tarde que si me dejaban (porque lo pedí) estaba dispuesta a nadar las tres pruebas restantes fuera de concurso. ¿Cuándo sino voy a nadar un 100 espalda este año? Probablemente no lo haga ya…

Viendo la parte positiva de la desgracia de Trofeo, ésto me sirve para reflexionar y centrarme. Estas semanas van a estar repletas de competiciones en las que no quiero fallar. Y por otro lado, estuve de fotógrafa oficial del equipo, que pese a que fue duro soportar el calor y la luz hizo que ciertas fotos saliesen oscuras, me lo pasé genial fotografiando LA MAZADA DEL GIW! Porque fuertes estamos un rato! Así que aquí os dejo los integrantes del GIW que se clasificaron y dieron espectáculo en Santurtzi. El año que viene volveremos a pelear por el trofeo.

Because we´ll make GIW great again!

Publicado en Sensaciones | Deja un comentario

Welcome October, Bye September

Es lunes 5 de septiembre, me he levantado sabiendo que me quedan horas de vacaciones, esta noche ya no duermo en mi cama. Pero no es un lunes triste, es el primer lunes de la temporada y la pretemporada, aunque duela, siempre se coge con ganas.

Tengo ganas de que lleguen las 18:45 y entrar en la piscina, ver las caras morenas y las otras paliduchas, es un ritual universal post verano. Tengo ganas de ver qué me depara esta temporada. He perdido la cuenta de todas las temporadas que llevo nadando, pero ninguna ha sido igual ni parecida. Son ganas de saber cuánto más da mi cuerpo de sí, ganas de hacer las cosas mejor, ganas de sonreír después de una competición y sentirme la persona más feliz del mundo.

Además, sé que van a haber compañeros nuevos en el club, no sé quienes ni cuantos. Me gusta que haya gente nueva, sobre todo si es gente que va a aportar algo bueno al club, o que anteriormente no conoces y descubres un gran amigo y compañero de equipo. Yo fui la nueva y qué orgullosa estoy de haber conocido mejor a gente tan maravillosa. Y cómo nueva que he sido (varias veces), me puedo imaginar lo que se les puede pasar por la cabeza, o las dificultades que puedan tener. La gente que me conoce bien sabe que ante esas situaciones soy la primera que ofrece ayuda o al menos está dispuesta a ello si me lo piden. ¡Qué menos que hacer sentir cómodo a alguien en un nuevo entorno!

Eso sí, la pretemporada es preciosa por los reencuentros, pero el momento de nadar los primeros largos es ¡mortal! Nos imagino a todos como leones marinos al sol en verano y al llegar septiembre nos movemos torpemente al agua y justo justo flotamos. ¿Y cuando toca nadar mariposa?

¿Cómo iba esto…? A ver, sacas los brazos y das la patada y metes la cabeza después… Vale, ahora intenta hacerlo bien… ¿Antes los brazos los arrastraba por el agua o iban por encima…?

Martes 6 de septiembre, empieza otra pretemporada. Ayer ya noté como el agua pesaba más de lo que recordaba. Aquí ya estoy pensando en lo que más odio del mes de septiembre, CORRER. La pretemporada en Judizmendi es muy distinta a la de Getxo, pero lo que me hace sufrir es el seco antes de nadar. Me supera. Voy a tomármelo con filosofía e intentar no morirme en los primeros 100 metros de carrera. Me duele pensar en las agujetas que voy a tener mañana, noto las piernas cansadas con solo preparar la mochila. Pero hay que hacerlo, es solo un mes…

Viernes 30 de septiembre, estoy en el bus yendo a casa. Hoy es el último día de pretemporada y menos mal. No me costó tanto empezar el año, mi peor pesadilla, correr, lo estaba llevando bastante bien, hasta que se fastidió: mi rodilla volvió a dar problemas. Me empezó a doler un viernes, pero era aguantable, pensé que el fin de semana se me pasaría. PENSABA. El lunes después de salir a correr la rodilla tenía vida propia. Mi daban pinchazos, me dolía constantemente, casi no pude dormir del dolor por la noche… Otro año más vuelve la tendinitis. Hace dos semanas que no corro, no puedo hacer sentadillas ni nadar braza. Y lo peor no es no poder nadar braza, sino tener que hacerlo con pies a mariposa y sentirme una anguila.

Quitando las desgracias de mi querida rodilla izquierda, me siento bien en el agua. Me noto con fuerza para seguir al grupo, con ganas de tirar de él si hace falta. Tengo buenas sensaciones y espero que, como ya me pasó el año anterior, las lesiones no sean un problema en esta temporada.

Ahora lo único que quiero es llegar a Getxo por la tarde y entrenar con mi equipo para cerrar por fin la pretemporada. Ya estoy pensando en competir…

Y a vosotros, ¿qué tal os ha ido septiembre?

Publicado en Sensaciones | Etiquetado , | Deja un comentario

Mi primera travesía, mi primera decepción

Siento mucho que en todo el verano no haya escrito nada referente a mis travesías. Mi excusa si vale es que el ordenador portátil me iba fatal y el ordenador de mesa me jugaba malas pasadas , antas que a veces todo lo que había escrito no se guardaba y tenía que volver a empezar.

Además este verano se me a pasado volando pero he tenido una temporada de bajón que me impedía expresar lo que sentía de manera correcta , por lo que ahora que parece que tomo el rumbo del curso que empieza vuelvo a estar dispuesta a escribir.

Os pido perdón de antemano ya que se que el éxito de un blog es el tenerlo activo y actualizado y sólo espero que esta pausa veraniega no haga que perdáis el interés por el mismo.

El wp-1473356570793.jpgpasado día 16 se celebró en Ondarroa la XXXI Travesía Memorial Elena Fdez Iturrioz. Esta travesía fue la primera en la que se estrenaron mis hijos Itxaso y Jon cuando contaban 6 y 4 años respectivamente y donde sobre todo Itxaso empezó a tomar gusto por hacerlas. De eso hace ya 13 años.

Se supone que todo iba a ser como otras veces, aunque mi hijo Jon estaba en el Campeonato de España en Canarias y no iba a venir mi hija Itxaso sí iba a nadarla y yo debutaba con ilusión pero con miedo.

La noche anterior dormí poco y mal y a la mañana siguiente estaba ya despierta a las 7 de la mañana con la mochila preparada y metiendo presión a los de casa para salir pronto y llegar sin prisas.

Es curioso que pese a que había visualizado la prueba e intentaba estar tranquila mi estomago que decía lo contrario mientras tomábamos un café en el bar de la playa. Iba pasando el tiempo y mi idea de llegar pronto me estaba pasando factura. A medida que llegaba gente, aunque soy muy relaciones públicas y hablo con todo el mundo, intentaba no ver a nadie. Para colmo cuando fui a coger el dorsal casi me da algo cuando el número asignado era el 666….no podía ser buena señal. Me puse el bañador y saludé a mis dos compañeros de entrenos Ramon y Jaime, que me tranquilizaron y aconsejaron que disfrutase. Faltaba poco para la salidan y fui con mi hija para ver salir a los chicos. Poco antes de salir, unas chicas muy majas se acercaron a mi diciéndome con mucho cariño que se me veía la cuerda del tampax. ¡Por Dios! ¡Que vergüenza! Lo que me faltaba… Arreglado el entuerto discretamente nos pusimos todas las chicas en la arena para salir.

Mi hija por supuesto delante y yo detrás del todo… Yo alucinaba con la cantidad de mujeres triatletas y nadadoras que había. Dieron el pitido y corrí al agua detrás de un grupo de mujeres de mi edad. Las primeras brazadas fui entre un grupo numeroso que poco a poco se fue dispersando hasta que nos quedamos cuatro chicas juntas. El mar, que en un principio parecía estar como un plato, se movía bastante y empezaron unas olas muy molestas a las que yo no estaba acostumbrada y me marearon. La chica que iba a mi derecha lo iba pasando mal, al igual que yo, y le decía a su amiga que iba delante que lo dejaba. Su amiga la animaba continuamente diciéndola que siguiera, que ella podía, que la boya estaba cerca, pero yo aunque en silencio compartía el mal trago de mi compañera de nado.

El pánico se apoderó de mí, me paré varias veces y ese fue mi error, pues vomité en el agua. Un piragüista que iba a nuestro lado nos iba tranquilizando diciendo que al acabar el espigón y llegar a la primera boya las olas nos ayudarían. La chica de mi lado lloraba y yo no se si por solidaridad o porque ya no podía contenerme también. Yo no quería quedarme sola y me esforzaba por estar entre esas cuatro chicas. Si me quedaba sola me rendiría. La chica que iba delante de mí la verdad hizo un montón de metros para animar a su amiga y de paso a mí también me ayudó con su incansable aliento y su frase: ¡No me jodas Diana, tu si puedes, sigue nadando !. Yo ya iba sin control, intentando no tragar más agua y mareada, cuando vi a mi lado un ka-yak conocido. Era mi marido que había venido a por mí. Me dijo que la boya la tenía delante. Estuve a punto de decirle que lo dejaba pero él me acompañó todo el recorrido hasta la siguiente boya animándome y diciéndome que nadara largo, que estirara, que respirase bien y que si apretaba un poco cogía a las dos chicas que, al yo pararme, se habían distanciado un poco de mí. Gracias a esto logré nadar más tranquila y visualicé la arena y la meta a pocos metros.

Toqué la arena y me puse de pie llorando donde acababan de llegar dos de mis compañeras de lloros, a las cuales me abracé. Detrás de mí entró otra chica y bastante después una señora ya mayor que se llevó una gran ovación y un trofeo.

La verdad que lo pasé mal por no estar acostumbrada a nadar con el mar movido y porque mi cabeza me jugó una mala pasada. No supe manejar la situación y pararme tanto en vez de seguir nadando fue la peor opción. 

Me di cuenta de cual frágiles somos en el mar y que los peores miedos salen en situaciones de pánico.

De todas formas siempre pienso que de todo se aprende y aprendí que hay que entrenar mucho y que la piscina no es el mar. Me planteé no volver a nadar más travesías, pero si me rendía a la  primera de cambio iba a sentirme fatal, así que pensé que para la próxima tenía que cambiar mi mente… “¡Allá vamos Getaria-Zarautz!”

 

Bañador por Mójate By Anpi

Distancia: 1500 metros señalizados con boyas

Clasificaciones: http://www.ondarruit.eu/denborak-ikusgai-xxxi-ondarroako-itsas-lasterketa-ii-elena-fernandez-iturrioz-memoriala/?lang=es

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Mi distintivo

 

No sé si alguien se ha parado a observar la mochila de un nadador. Curiosamente casi todos llevamos las mismas cosas en ella: gorro, gafas, bañador y una boya colgando. Esa boya es un distintivo, diferencia una bolsa de deporte convencional de la mochila de un nadador. La gente que me conoce ya lo sabe, pero hace varios años empecé a darles color a las boyas de mis amigos.

Todo empezó con un cumpleaños de una amiga mía que es nadadora. En busca de algo creativo y que significase algo para ella cogí unos rotuladores permanentes y una boya de color azul. Empecé a pintar escamas al rededor de ella. En ese momento me pareció preciosa, pero como todo, cuanto más entrenas mejor te salen las cosas.

El rotulador, por muy permanente que fuese, empezó a perder su color. Entonces pensé en darles otra utilidad a mis pintauñas. Siempre me ha encantado tener un montón de colores de laca de uñas, y aproveché mi gran paleta de color para pintar escamas más divertidas. Combinaba todo tipo de colores y a la gente le encantaban. Además me animé a hacer dibujos encima de esas escamas en negro. Utilizaba palillos y era un trabajo costoso pero merecía la pena.

Hace poco di un pasito más allá y me compré unos pinceles de manicura. ¡MENUDO CAMBIO! Ahora los dibujos los puedo hacer mucho más precisos (y preciosos).

Las he hecho para todo tipo de gustos y aquí os dejo algunas de las que he pintado hasta ahora. Y sí yo he podido hacerlas cualquiera puede con un poquito de maña y paciencia, así que os animo a que probéis.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Todas estas boyas siempre han sido regalos, pero esta última que acabo de pintar es para mí. Hoy me he despertado en agosto, a una semana de mi fecha favorita en cuanto a las aguas abiertas, el Descenso de la Ria de Navia. Poco he tardado en limpiar la mesa, coger mis pinceles y empezar a pintar. Esta boya es para mí y la he hecho con mucho cariño, pensando en la travesía, pensando en el pueblo, en la ilusión y el buen ambiente que se vive allí, en los voluntarios, en la organización y en todos los nadadores que se tiran al agua ese fin de semana. Espero que os guste tanto como me ha gustado mi hacerla.

¡NOS VEMOS EN ASTURIAS!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Itxaso Alonso

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario